Organizando nuestros recursos

Image

Uno de los valores más preciado del ser humano debe ser la RESPONSABILIDAD, ya que valorar u orientar las consecuencias de nuestros actos sería una formidable manera de vivir, me refiero con esta premisa que cada uno de nosotros somos administradores de nuestros comportamientos, pero a su vez ellos son el resultado nuestra historia de vida, dejando claro que es una eterna cadena, por lo que juzgar alguien de lo que nos sucede seria estéril, aprendimos de nuestros padres y ellos de los abuelo y nuestros hijos aprenderán de nosotros. Solo que cuando nos damos cuenta que ir por la vida quejándose y proyectando nuestros desaciertos y necesidades solo nos servirá para estancarnos en una dificultad tras otra con la convicción que nuestra vida hubiese sido diferente si la familia, los amigos o el entorno social no hubiese sido el que nos tocó.

Es aquí donde la frase ESTO ES LO QUE HAY funciona muy bien, pues en la maleta de recursos que tenemos no todo es malo, debemos desmontarnos la creencia que no echamos pa lante porque no somos hijos de ricos, porque no estudiamos en colegios privados, porque nuestro círculo social no era mejor, porque no tenemos un carrito, porque no se nos presenta una oportunidad etc., etc., etc. De esa historia de vida que tenemos, nos corresponde sacar de la maleta todas aquellas vivencias que hicieron de cada uno de nosotros lo que somos, nos daremos cuenta que no todo es malo, que poseemos una cantidad de recursos que ni nosotros conocíamos.

Empezaremos por conocer que tiene cada uno de nosotros:

1.-Valores

¿Que nos enseñaron nuestros padres?, como nos conducíamos como familia, éramos unidos en las buenas y las malas entonces seremos Solidarios, participamos en las tareas del hogar aprendimos la cooperación, existía paciencia para obtener lo que queríamos, seremos perseverantes, nos manejábamos con la verdad y equidad seremos honestos, aprendimos a vivir conociendo y respetando las diferencia de cada uno, seremos tolerantes, nos enseñaron a reconocernos como persona con fortalezas y debilidades, a valorar a los demás, y acatar la autoridad, seremos respetuosos. Y así recordando lo que aprendimos nos daremos cuenta cuantas cosas importantes tenemos para organizar nuestra vida.

Encontraremos que no todo lo que aprendimos fue bueno pero igual esta en nuestra maleta, depende de cada uno utilizarlo como escusa o tenerlo de referencia para evitar que juegue con nosotros y arruine nuestra vida, ejemplo la violencia, el desamor, la deslealtad, serán referencias para cortar el ciclo y no perpetuarlo a nuestra próxima generación

Los invito que hagamos un alto y a manera de ejercicio comenzar a revisar cuales valores traigo y cuáles que pueden faltar para aprenderlos. Conociendo nuestras fortalezas y oportunidades de mejora el segundo aprendizaje en el cual debemos trabajar es en saber

2.-¿Qué es lo quiero para mí?

Significa tener un objetivo claro, si no sabemos lo que queremos somos como un barco en alta mar sin brújula, nos dejaremos llevar por los demás, haremos la vida que los demás quieran, ¿pero eso es lo que queremos?

No nos permitamos tal atrocidad, cada quien debe luchar para alcanzar su propósito de vida en los diferentes rolos, total no va hacer ni buena ni mala, solo será como queremos vivirla y eso contribuye a nuestra felicidad.

Para obtener la vida que queremos debemos entonces preguntarnos qué cosas tengo, que me falta por conseguir, contextualizar nuestro sueño y para eso cabría otra pregunta.

¿Cuál es mi realidad?

Es muy importante realizar concienzudamente esta premisa, y a pesar que se dice que no hay imposibles tenemos que ubicarnos, por ejemplo si mido 1.50cm de estatura, no soy muy agraciada físicamente, pero soy muy inteligente, no podré participar en un concurso de belleza, pero seguro que sí puedo prepararme para obtener un buen desarrollo cognitivo.

Entonces tengo QUE QUIERO, QUE TENGO para lograrlo y que me hace falta para aprenderlo. No crean que eso es tan difícil, hay varios componentes que tendríamos que revisar de acuerdo a nuestra expectativa y para ejemplo podemos preguntarle a personas tal como Rigoberta Menchu, que siendo una mujer proveniente de una numerosa familia campesina, pobre, indígena, donde su infancia estuvo marcada por el sufrimiento de la discriminación racial logro ser Premio nobel de la paz en 1992.

Si seguimos revisando historias encontraremos como personas que nos puede servir como referencia. Entre otras cosas particulares, con seguridad ellos ORGANIZARON SUS RECURSOS. Les pregunto que nos impide a nosotros hacerlo, adelante no sigamos soñando actuemos hacia lo que queremos, lo que merecemos.

Hasta la próxima

Mónica Mosquera

Escrito por

El autor no ha agregado informacion a su perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*