Temores infatiles

Los miedos son un fenómeno universal, característico de nuestra especie, que incluso nos ayuda a auto protegernos.

A partir de los dos años el niño comienza a sentir temor a la oscuridad y a la soledad, a partir de esta edad su imaginación esta exacerbada producto del contacto con el medio externo, entre los cuales la familia juega un papel fundamental, se observan “patrones familiares” padres miedosos o ansiosos,

suelen tener hijos con características similares. Aquí el aprendizaje juega un papel fundamental (modelaje). Otra modalidad es utilizar situaciones amenazantes como patrón disciplinario “si no te portas bien viene el policía y te lleva preso”.

 

niño-miedosAdemás de la falta de supervisión donde muchas veces los niños son expuestos a situaciones (comentarios) violentos, con escenas mágicas (de terror), a programación no apta para su edad que el niño elabora y magnifica. Por lo general los temores, van desapareciendo con el transcurso del tiempo y edad, pero obviamente si hay un manejo inadecuado de los mismos además de factores intrínsecos de la personalidad del niño seguramente perduraran. Para su adecuado control se recomienda:

> No expresar ansiedad ni magnificar la situación que el niño presenta (modelaje)

> Brindar información real del evento

> Supervisar la información que escucha u observa en TV y video juegos.

>  No forzar al niño al estimulo que teme.

> No ridiculizarlo, ni descalificarlo.

> Utilizar técnicas de relajación. Leer cuentos en la noche.

>   Buscar ayuda psicológica en caso de que la situación persista.

> Evitar en la medida de las posibilidades exponer al niño a situaciones de riesgo.

>  Enseñarle a prevenir.

Psicólogo Fátima Nevado

2

Escrito por

El autor no ha agregado informacion a su perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*