Salud 2.0

salud20

Las nuevas tecnologías han provocado cambios en la forma de relacionarnos, obtener información, formación, trabajo, ocio y en general en todas las áreas de nuestra vida cotidiana; es por ello que el cuidado de nuestro cuerpo y salud no podían quedarse atrás.

Hace poco más de una década no existían muchas páginas web dedicadas a dar información sobre salud, sin embargo en vista de la necesidad de información de los pacientes esté tipo de información en la red ha aumentado significativamente, gracias a estas herramientas se ha facilitado la comunicación entre los distintos actores del sistema de salud, la creación de contenido por parte de estos y el acceso a la información sobre salud

En una encuesta realizada en España, donde hay un gran avance en esta área, se evidenció  que El 53,6% de los pacientes acude a Internet para realizar búsquedas sobre temas de salud, fundamentalmente sobre los síntomas, los tratamientos y sus efectos adversos, la nutrición y las terapias alternativas. Sin embargo, solo el 22,6% tiene en cuenta esa información a la hora de tomar decisiones, y tan solo un 22,1% consulta los datos con su médico.

 

Al inicio de la Internet existían las webs 1.0 donde sólo el creador o administrador podía colocar información dentro de la web y el usuario solo leía o utilizaba la información de forma pasiva, con el avance de la tecnología se vio que este concepto estaba incompleto y nace la web 2.0 donde  los usuarios de las páginas  web y los administradores son co-creadores de la información que se encuentra en ella, siendo capaz de compartirla, comentarla y modificarla.

Es allí cuando vemos el nacimiento de todas las redes sociales que hoy en día conocemos. En los sondeos realizados, las aplicaciones que obtienen mayor número de descargas en la actualidad son aquellas relacionadas con salud y fitness.

Y así se crea el concepto de salud 2.0 que podemos definir como: la comunicación que se genera entre e-médicos y e-pacientes en el entorno de la comunicación 2.0, webs y plataformas de salud y aplicaciones móviles. Las llamadas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) de la salud.

Como vemos la meta última de la salud 2.0 es dar al paciente un papel más protagónico en el proceso de salud- enfermedad y que a través de los recursos virtuales tenga acceso a información verídica y científica que le permita tomar decisiones con respecto a su salud que sean acordes a su estilo de vida y lo ayuden a mejorar su calidad de vida, esto es convertirlo en un e-paciente.

 

Éste es un proceso  en el cual nos encontramos diferente tipos de pacientes:

Grupo I. Los que Aceptan (“médico-dependientes y desinformados”) consideran a sus médicos la máxima autoridad médica. Por tanto, confían completamente en sus pautas médicas. Sienten que es patrimonio de su médico el proporcionar cualquier información sanitaria que necesiten y que el personal de salud debe tomar todas sus decisiones médicas en lugar de ellos. Se sienten cómodos con el modelo médico paternalista. Aunque tengan acceso a Internet, raramente acuden online en busca de información de salud o guías.

 

Grupo II: Los Informados (“médico-dependientes pero informados”) también consideran a su médico un líder incuestionable del equipo de salud. Confían en que el personal de salud tome muchas de las decisiones por ellos. Pero son mucho más propensos a conectarse online para saber más sobre su enfermedad y sus tratamientos, a menudo haciéndolo justo antes o después de la visita al médico. Son usuarios ocasionales de recursos de e-salud y valoran el hecho de poder encontrar la información médica que buscan sin “hacer perder el tiempo al médico con sus preguntas”.

 

Grupo III. Los Implicados (“principiantes de socio médico”) se consideran a sí mismos como miembros en su equipo de salud, están bastante bien informados e involucrados. Mientras que la mayoría prefieren tomar sus decisiones médicas con juntamente, en colaboración con sus médicos, no son especialmente asertivos a la hora de estar al lado de su médico, y habitualmente permiten que su médico controle la interacción.

 

Grupo IV. Los que Controlan (“pacientes autónomos”) creen en tomar sus propias elecciones médicas y a menudo insisten en gestionar sus propias pruebas y tratamientos del modo que creen mejor, aunque los sanitarios estén en desacuerdo. Pueden ayudar (o intentan ayudar) a su personal de salud a mantenerse al día de los nuevos tratamientos y estudios. Pueden empezar, gestionar o hacer contribuciones en grupos de apoyo locales, comunidades de pacientes online, blogs, y otros sitios web específicos de una enfermedad. A menudo ayudan a otros pacientes, les proporcionan retroalimentación(tanto positiva como negativa) de sus médicos y centros de salud, y asisten a reuniones y seminarios en los que puedan obtener información de su condición médica .Se hacen corresponsables de su proceso salud enfermedad, tomando decisiones informadas junto con su equipo médico que se ajusten a su vida diaria, aumentando así su calidad de vida.

 

El nuevo modelo 2.0 deja atrás el papel paternalista del personal médico y de salud dirigiéndose hacia un ambiente donde impera la medicina participativa. Dentro de este nuevo paradigma, el paciente ha dejado de ser un sujeto pasivo para convertirse en corresponsable de su salud, se trata de un encuentro de expertos, el médico experto en la enfermedad y el e-paciente experto en vivir con la enfermedad

Otro de los beneficios de la  Salud 2.0 es que puede ahorrar costes ya que las consultas  online reducen las listas de espera en los centros de salud y mejora la eficacia del sistema. Por otro lado,  propicia una mayor adherencia al tratamiento, según constatan diversos estudios científicos.

Desde el punto de vista piscológico, los e-pacientes que han “estudiado” sus enfermedades online dicen sentirse menos temerosos ante lo desconocido y más confiados en su capacidad para enfrentarse a lo que sea que el futuro pueda traer debido a lo que han aprendido durante sus investigaciones de salud online.

 

Debilidades de la salud 2.0

Los motores de búsqueda que son la herramienta más utilizada para obtener información sanitaria en Internet, tienen una cuestionable eficiencia. Además, los servicios de información sanitaria que ofrecen las instituciones son todavía escasos e  incompletos en este ámbito y el paciente termina recurriendo a portales con información más abundante, pero no más fiable.

A veces los usuarios no son capaces de encontrar la información médica de calidad y especializada que necesitan acerca de su consulta médica. Por eso es más importante que nunca que los médicos se animen y participen para mejorar la alfabetización sanitaria en internet. Por ello todos aquellos que trabajamos en el mundo de la salud debemos comprometernos a llenar la red de información fiable que ayude a mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y muchas otras personas alrededor del mundo. Así mismo en importante revisar las webs que manejan información sobre los temas de nuestra especialidad para así “prescribírselas” a nuestros pacientes de maneras que sean lugares donde despejen sus dudas con información confiable y los impulse a desarrollar sus propias comunidad de salud 2. 0

4

Psic. Valeria Duarte

Esp. en Psicología hospitalaria y de la salud.

Escrito por

El autor no ha agregado informacion a su perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*