¿Qué necesitamos para cambiar?

De la intención a la acción.

 En ocasiones pasamos días, meses, años pensando que queremos un cambio. Anhelamos tener un mejor trabajo y salir de ese lugar donde nuestras opiniones no son tomadas en cuenta o la labor no es bien remunerada, quizás nuestro deseo se trate de romper con esa relación que nos mantiene subyugados y limita nuestros planes de seguir adelante.

Probablemente sólo queremos mejorar nuestra salud, cambiar nuestraimagen y sentirnos bien con nosotros mismos pues notamos que constantemente tenemos sentimientos de desesperanza, tristeza, apatía, etc. Y más allá de eso no sabemos qué hacer para cambiar esa situación.

Un día nos levantamos con la fuerte convicción de que “hoy si será el día” pero termina y nos damos cuenta que no logramos materializar esa idea prometiendo que “de mañana no pasa” que empiece la dieta, haga ejercicio, renuncie, termine esa relación tormentosa, empezar un tratamiento, etc.

Existe una diferencia notable entre lo que llamamos planeación y ejecución, en la primera la persona anticipa las consecuencias tanto positivas como negativas de la situación y además anticipa estrategias efectivas para hacer frente al escenario que se le presenta.

En la segunda, la persona ha decidido llevar a cabo lo planificado anteriormente. Sin embargo muchas personas se quedan estancadas en la planeación teniendo la falsa creencia que con esto están resolviendo algo.

Realizar un cambio y que además éste sea estable en el tiempo representa un desafío para muchas personas, cambiar significa dejar nuestra zona de confort y arriesgarnos a algo que es nuevo en nuestras vidas o ya hemos intentado sin haber logrado los objetivos propuestos, como en el caso de la pérdida de peso de manera saludable.

Si bien es cierto que queremos sentirnos y vernos mejor, dar ese primer paso y limitar el consumo de lo que más nos gusta (y nos hace daño) e iniciar una rutina de actividad física implican una serie de esfuerzos para los que muchas veces no estamos preparados, y es que cambiar da miedo.

Diversas investigaciones han mostrado dos factores claves al momento de realizar un cambio en nuestras vidas y que incluso estarían implicados en la culminación exitosa de un tratamiento como lo son el compromiso y la motivación. El compromiso tiene que ver con seguir las instrucciones que indica el profesional, tales como tomarse el medicamento, alimentarse mejor, adecuadas condiciones para el descanso y sueño, etc.

Mientras que la motivación es aquello que nos impulsa a alcanzar nuestras metas y aunque sería ideal mantenernos altamente motivados, es importante saber que la misma es fluctuante, lo que quiere decir que no es algo fijo y que puede cambiar a lo largo del tiempo, por lo que algunos días nuestra motivación estará alta y por ende completar las tareas que nos acerquen a la meta serán más llevaderas y se realizarán con entusiasmo; otras veces puede ocurrir que cueste algo de trabajo o nos cuestionemos si en realidad queremos ese cambio.

Es esperado que esto ocurra, así que es de suma importancia reconocer los factores externos que pueden intervenir en el proceso y disminuir la motivación por ejemplo: sentirse cansado o enfermo, estrés, ambiente laboral hostil, discusiones familiares, etc.

Además la realización de una lista acerca de las razones para cambiar o mantenerse igual (a corto y largo plazo) es muy útil en estos casos.

 

Existe un modelo elaborado por James Prochaska y Carlo Di Clemente (1.982) que ha sido ampliamente utilizado desde su aparición hasta la actualidad, a pesar de emplearse mayormente en el área de las adicciones es útil y aplicable a muchas otras áreas.

Según estos investigadores, los individuos atravesamos por una serie de etapas a lo largo del proceso de cambio llamada “la rueda del cambio” que inicia con la pre-contemplación, donde a pesar de que su entorno esté preocupado, molesto o incluso dolido con el afectado, la persona aún no reconoce tener un problema ni mucho menos considera introducir un cambio en su vida, es decir en este punto no existe conciencia de enfermedad por lo que raramente el individuo acude a recibir algún tipo de tratamiento.

Luego que el problema se hace consciente, es esperado que la persona entre en un período de ambivalencia llamada contemplación donde acepta y rechaza el cambio al mismo tiempo debido a los pros y contras que encuentra en la conducta problema, es común que encontremos frases contradictorias como

“se que estoy obeso y enfermo…pero comer es muy rico” así pues, la motivación tal como se planteó anteriormente se mantiene oscilante por momentos y cuando la balanza logra inclinarse a favor del cambio podemos decir que la persona está en la etapa de determinación que constituye una oportunidad para el cambio; en esta fase las personas utilizan frases como “tengo que hacer algo con este problema…Esto va en serio, necesito un cambio…

¿Qué puedo hacer para cambiar esto?

En la etapa de acción la persona se involucra en actividades que lo llevaran al cambio por ejemplo dejar de fumar o iniciar un régimen alimenticio, pero como con la intención no basta dichas actividades no garantizan que el cambio se mantendrá en el tiempo así que el reto posterior está en la etapa de mantenimiento donde se procura mantener el o los cambios logrados en la etapa anterior y evitar la recaída siendo ésta la última fase, se considera la recaída parte del proceso de cambio y una oportunidad para aprender de los errores cometidos. Mantener un cambio puede requerir estrategias y habilidades diferentes de las utilizadas al inicio y aquí nuevamente la motivación juega un rol protagónico.

Para finalizar es importante resaltar que posterior a una recaída, el individuo puede volver a cualquiera de las etapas mencionadas anteriormente, sin embargo dependerá de las habilidades, recursos personales e incluso del apoyo social que reciba de su entorno si vuelve a la etapa de contemplación, determinación o acción y tomar así las riendas de su vida.

GABRIELA-BLANCO

Psic. Gabriela Blanco.

M.Sc en Psicología Clínica y de la salud.

Escrito por

El autor no ha agregado informacion a su perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*