La demencia: Una realidad disfrazada en nuestra población

A veces las demencias en nuestro entorno, nos resulta difícil, sobre todo a sus familiares, al no conocer la realidad de lo que significa estar demente o bien enfermo mental, ya el llegar a la edad promedio de ser un adulto mayor los riesgos biológicos pueden imponerse y no hay vuelta atrás, pero ese enfoque nos ha permitido llevar  y continuar a estos pacientes en el día a día y entender existe un padecimiento mental el cual se puede controlar.

Hoy en día el deterioro cognitivo no solo puede deberse a la edad, es decir “Ya soy un anciano o ya llegue a viejo”…  Pues no! se debe también a múltiples factores que subyacen por el devenir de situaciones tales como: entorno, genetismo, ambiente, familia, etc., siendo así importante conocer a fondo si padeces tu o un familiar esta situación, lo que conlleva a un colapso cuando  no se conoce que este problema nos involucra a todos.

La valentía de aquel adulto mayor que ante su juicio no adecuado te ofrece su amor, cariño y confianza, llena de gratitud y pureza; Pero mañana al volver a su consulta no se acuerda de ti… Y vuelve a presentarse como si fuese la primera vez! Tu sonríes y continuas el dialogo, es una manta que el paciente lleva y ayer hace algún tiempo pensó en seguir tus pasos pero se perdió en su mente confundida;  es allí donde día a día vamos luchando por conseguir la cura ideal en la familia e informar acerca de su proceso que ya a esta realidad es irreversible o no hay vuelta atrás.

¿Que busco? Volver a la realidad?.. Pero bien no existe ya! tu si acaso te identificas en esta experiencia puedes hoy ya saber que puede controlarse y seguir en su vida cotidiana como un ciudadano más, gracias a una ciencia que me ofrece muchas opciones desde medicamentos hasta la palabra y técnicas que servirán para el día a día.

3

Dra. Lisett Morón de Rivera

@cuidatumente

Image

Escrito por

El autor no ha agregado informacion a su perfil

COMENTARIOS

  1. Hope you're doing okay. I know exactly what you mean. A few weeks ago when we were in the middle of nightmare homework (plus some of that good ol' depenssior) putting one foot in front of the other was really hard. Thank God for the ebbs that come after the flows.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*