Hipertrofia mamaria

La hipertrofia mamaria es reconocida desde hace varias décadas como una condición mórbida que requiere manejo quirúrgico. Sin embargo, tanto su definición como los criterios que permiten objetivar la indicación de corrección quirúrgica, han sido motivo de controversia dado el carácter subjetivo de la morbilidad física y psicológica asociada (Chadbourne, 2001). Se ha definido Hipertofia Mamaria como una condición patológica que puede producir una alteración anatómica de la columna y de los hombros, un deterioro funcional respiratorio, un desajuste psicológico o psiquiátrico y un menoscabo de la relación social (Iribarren, 2003).

 

La valoración estética del tamaño y forma del seno femenino se haya íntimamente vinculado a factores históricos, culturales y personales (Coiffman, 2000). Aunque en la actualidad se impone la moda de los senos grandes, el tamaño desmesurado constituye para muchas mujeres un grave problema físico y psicológico siendo incuestionable el beneficio que aporta la reducción mamaria a la salud de las féminas, no solo en su apariencia estética, sino en el alivio de múltiples dolencias, las cuales interfieren en el desarrollo habitual de su actividad laboral y social. Muchas de estas pacientes refieren que luego de haberse sometido a la reducción de sus mamas han experimentado un incremento de su rendimiento físico, una mejor relación con su pareja y amigos y una vida social y sexual más desenvuelta (Malycha, 2008).

reduccion-mamaria-cirugia-plastica

 

El reconocimiento de la hipertrofia mamaria, como una condición patológica, ha aumentado en las últimas tres décadas en el medio quirúrgico. Esta situación se puede explicar por la contribución de tres factores principales: 1) el aumento del acceso a la atención médica, 2) la mayor preocupación de las mujeres sobre esta condición y 3) una mejor aceptación de los médicos sobre esta área de la salud de la mujer (Iribarren, 2003).

 

La necesidad de tratamiento quirúrgico se ha intentado objetivar según la masa de tejido removido de cada mama (350 grs) y según la proporción de la glándula respecto del peso o el área corporal de la paciente, sin embargo, hasta la fecha no existe un método de evaluación preoperatoria objetivo consensuado (Schnur, 1991). La mamoplastía de reducción es un procedimiento quirúrgico cada vez más frecuente en la práctica de la Cirugía Plástica. Está bien establecido en la literatura que mejora significativamente el dolor de los hombros, cuello, espalda y mamas, reduce el surco de los hombros producido por el tirante del sostén, los intértrigos bajo la mama, la cefalea y el dolor y rigidez en las manos. En la esfera psicológica y social elimina las dificultades para practicar deportes, facilita la elección del vestuario y mejora la autoimagen (Davis, 1995).

caso1 (1)

 

Dr. Gustavo Gonzalez Esparza.

(Parte de nuestro equipo de colaboradores) 

Escrito por

El autor no ha agregado informacion a su perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*