Duelo

Duelo

El duelo es una situación estresante, pero común; sin embargo, se nos olvida que tarde o temprano tendremos que enfrentarnos a ella. Pensamos que nuestros seres queridos son personas eternas y se nos olvida y no aprendemos cuales es la actitud adecuada, que es lo normal, que se debe hacer, como debo reaccionar, aunque nos cueste un poco la idea de que eso va a llegar en algún momento.

duelo

El término duelo viene del latin dolus (dolor) y es la respuesta emotiva natural a la pérdida de algo o alguien; por su parte, el término luto del latin “lugere” (llorar) es la aficción por la muerte de una persona querida: se manifiesta con signos vitales externos, comportamientos sociales y ritos religiosos. Se entiende por duelo, un sentimiento al que cada uno de nosotros le pone un significado y un nombre, además, algo que la persona experimenta de acuerdo a sus vivencias y experiencias de vida y lo vive de manera única. El duelo puede manifestarse de distintas maneras, formas, nombres pero se une en algo común: un dolor indescriptible.

Para nadie ha sido fácil manejar un duelo; este, desde el principio comienza a sentirse parecido a un shock, incluso, la persona puede hablar del fallecido como si aun continuara vivo. La persona que está viviendo el duelo se siente aturdida entre ese pase del shock a la realidad y progresivamente surgen emociones tales como rabia, tristeza pero una vez que la persona comienza a hacer contacto con su realidad viene la aceptación y resignación que es por decirlo así, la etapa final que puede tomar varios meses en realizarse, dependiendo de la relación que se haya tenido con el fallecido.

1ETAPA

El duelo hay que vivirlo intensamente, con todos sus detalles y emociones, para que así la persona pueda tener un mejor desenvolvimiento a lo largo del proceso aunque esto no significa que va a ser más fácil en los próximos duelos, cada duelo va a ser vivido de manera distinta. La finalidad del dolor, es la de recuperar la energía, la vida que se siente que se pierde en este proceso, para reinventarla en nuevos vínculos.

Lo beneficioso de recibir ayuda psicológica durante un proceso de duelo es que brinda la oportunidad de llegar a un estado de mayor desarrollo personal y a recordar al ser fallecido sin dolor; además, que la persona pueda retomar todas las actividades, rutinas, trabajo, volver a un estado normal y adecuado para el bienestar de la misma. El duelo nos permite conocernos mejor y  nos desafía a utilizar todas las herramientas que tenemos y podemos generar en base a nuestras potencialidades.

 

 

 Psicóloga Rossana Valor

1

Escrito por

El autor no ha agregado informacion a su perfil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*